TE ACOMPAÑAMOS

Si estás buscando tu OPCIÓN DE VIDA, cuenta con nosotros, estamos a tu disposición: ayscor@hotmail.com
“ESPERAR QUE PARAR”           

“Estad alegres, os lo repito, estad alegres” (Flp 4)

En las tinieblas se encendió una luz,
en el desierto clamó una voz.
Se anuncia la buena noticia:
¡El Señor va a llegar!
¡Preparad sus caminos, porque ya se acerca!
Adornad vuestro corazón
como una novia se engalana el día de su boda.
¡Ya llega el mensajero!
Juan Bautista no es la luz,
sino el que nos anuncia la luz.
Cuando encendemos estas tres velas
cada uno de nosotros quiere ser
antorcha del Señor que brille,
llama que caliente.
¡Ven, Señor, a salvarnos,
envuélvenos en tu luz,
caliéntanos en tu amor!

Reflexión de Adviento

Como el Adviento suele ser tiempo de un consumo extraordinario, en vistas a la Navidad, la generosidad debe ser un elemento que se haga presente en la actividad pastoral. Es una manera de educar para la generosidad (para darse). Por eso en la misa dominical se pueden proponer un decálogo de acciones de adviento que despierten el sentimiento solidario. Si conviene se puede repartir en octavillas como una quiniela con casillero para poner una cruz y al domingo siguiente la presentación de ofrendas puede realizarse con los compromisos que la gente haya realizado:

NO ES LO MISMO ESTAR DE SERVICIO,
QUE ESTAR AL SERVICIO.

            Dedicar dos horas de una tarde a prestar un servicio desinteresado en una ONG, o a una persona realmente necesitada, que nunca lo pueda agradecer.

            Ofrecer un cantidad significativa de lo que vaya a gastar para mí en Navidad para Cáritas, sin que nadie se entere.

            Pararme a hablar personalmente con un pobre que pida en la calle. Y tratar de escuchar bien lo que me diga.

            Darme un paseo, con alguien, por un barrio marginal, tratando de observar mucho. Después, me pregunto qué me está diciendo Dios a través de lo que he contemplado.


            Invitar a mi mesa a un pobre o a alguien que esté solo para que comparta en nuestra familia la cena de Navidad.

            Hacer una limpieza general de mis pertenencias personales. Destinarlas a un necesitado. No poner mala cara al hacerlo.

            Escribir una carta sentida a alguien que la espere (anciano, misionero, persona aislada,...). Puede ser anónima si es más conveniente. Debe despertar esperanzas.

            Visitar un hospital, o un centro de discapacitados, o un asilo,... y tratar de compartir, de escuchar, de acoger. No estorbar. No buscar protagonismos inútiles.

            Leer un periódico reciente. Hacer una lista de problemas que aparecen. Orar con ellos. Una oración de escucha... silenciosa, ... muy atenta...

            Vender lotería a otra gente para una causa de solidaridad. Comprometerse a pasar vergüenza por realizar una acción así.


No hay comentarios:

Publicar un comentario